Violencia mediática, sexismo y narrativas feministas en los medios de comunicación

Violencia mediática, sexismo y narrativas feministas en los medios de comunicación

INFORMACIONES BÁSICAS
  • Inicio: 21 de octubre de 2019
  • Duración: 6 semanas
  • Docente: Esther Pineda G.
  • Online
  • 120€ / $130. Solicitar información para pagos con otra divisa.

Precio: $130.00
Oferta inicio: $104.00Inscríbete

Los agentes socializadores de mayor influencia en la sociedad contemporánea sin duda alguna son los medios de comunicación, pues como bien afirmase el filósofo Daniel Bougnoux los diarios, las revistas, la radio y principalmente la televisión penetran en nuestras casas con un flujo de mensajes -que si bien no están dirigidos específicamente a nosotros- crean las condiciones para que podamos reproducirlos, inclusive en mayor medida que aquellos recibidos en el contexto de la familia, la escuela, el trabajo, la iglesia o cualquier otra institución social.

Estos discursos producidos a escala masiva y difundidos a través de contenidos informativos, de entretenimiento y publicitarios pueden contribuir a legitimar concepciones, roles y prejuicios; pero también dependiendo de su direccionamiento pueden ayudar a derrumbarlos. Este carácter ideológico y la influencia de los medios fue demostrada desde los años 60 y 70 por pensadores como Theodor Adorno, Max Horkheimer y Armand Mattelart quienes afirmaron que estos mensajes sirven para clasificar, organizar y manipular a los espectadores, quienes sin darse cuenta calcan e incorporan a sus concepciones y prácticas de vida, las desigualdades y discriminaciones que le son mostradas en los medios de difusión masiva.

Este hecho se profundiza cuando se trata de las desigualdades por razones de género, dado que, las relaciones de poder y la descalificación, la inferiorización y la hipersexualización de las mujeres, -como afirmase el sociólogo Erving Goffman- son presentadas tanto a los adultos como a los niños de forma simplificada, exagerada y estereotipada. De este modo, los medios de comunicación a través de contenidos informativos, de entretenimiento o publicitarios construyen, reproducen, transmiten y naturalizan comportamientos “apropiados” y “esperados” de los hombres y las mujeres en la realidad no mediatizada, es decir, en la vida cotidiana.

Estos discursos y representaciones contribuyen a la consolidación y mantenimiento del patriarcado mediante la representación excluyente y discriminante de las mujeres, normalizan los roles tradicionales de género, trivializan la discriminación de las mujeres racializadas (indígenas y afrodescendientes), profundizan la cosificación de las mujeres, y justifican la violencia por razones de género y el femicidio; aunado a la revictimización y envilecimiento de las víctimas cuando se les presenta como responsables de la agresión o el delito contra ellas cometido.

Este hecho ha creado las condiciones para la emergencia de nuevas narrativas feministas, las cuales tienen como propósito visibilizar las desigualdades por razones de género existentes en los medios de comunicación, denunciar las múltiples formas de violencia experimentada por las mujeres, eliminar las expresiones que normalizan y justifican la discriminación contra la mujer, así como, construir discursos y representaciones libres de sexismo y violencia mediática.

¿te queda alguna duda?

Centro de preferencias de privacidad